jueves, 20 de mayo de 2010

Cre su propia enfermedad mental

Para crear  su propia enfermedad mental haga click en el link (en inglés)

http://www.naturalnews.com/disease-mongering-engine.asp



En todo caso es una manera más rápida de hacerlo que la manera del DSM

sábado, 17 de octubre de 2009

"Manufacturing Victims: What the Psychology Industry is Doing to People,"

When a tragedy occurs at some school, office or worksite, policemen, firefighters, paramedics or rescue workers will rush to the scene to provide a much-needed service, saving lives. Increasingly, however, we see another so-called helping professional on the scene - the trauma or grief counsellor - who's been called in to save psyches.


Somehow, it's now the norm after every school shooting, car crash or airline disaster to bring in psychologists who, Moses-like, will lead those who survive the tragedy or even witnessed it to the promised land of "wellness." Somehow we've come to accept the idea that stranger with a few initials behind her name is needed to help us deal with the experience of violence or death.

Where did we ever get the infantile idea that after some tragedy - a parent's loss of a child, for example - we're supposed to be "healed"? Dr. Tana Dineen, in her book "Manufacturing Victims: What the Psychology Industry is Doing to People," answers to that question. And a fine and devastating answer it is. Well-researched, sharply focussed and leavened with numerous concrete examples, her critique of the profession of psychology should make you want to, well, burn your self-help books and motivational tapes.

The opening paragraph neatly sums up her argument: "Psychology presents itself as a concerned and caring profession working for the good of its clients, but the effects are damaged people, divided families, distorted justice, destroyed companies and a weakened nation."

That's a stinging indictment. And after you read Ms. Dineen's book you'll be hard pressed not to agree with it. Certainly, Dineen is careful to acknowledge that in the hands of dedicated researchers, psychology remains a respected field of scientific inquiry. The focus of her scorn is the clinical psychologists, psychoanalysts, psychotherapists and sundry counsellors and mental health practitioners who distort or ignore the research and reduce it to ego-stroking psychobabble and feel-good placebos.

A PhD in psychology herself, Dineen spent nearly 20 years as a clinical psychologist and psychotherapist in Ontario. In the mid-1990s, she packed it in. As she put it in an interview: "I couldn't maintain my integrity in a profession that is almost devoid of integrity. This book is my apology for decades of biting my lip about the pernicious effects psychologists are having on individuals and society."

Perhaps her most explosive argument is that refuting the concept of recovered memories. Dineen cites numerous cases where people, usually men, have been falsely accused of sexual abuse crimes based on such "memories." According to Dineen, there is no reputable scientific evidence that these memories are anything more than fanciful inventions. Because of this and other misuses of research, Dineen says psychologists should be barred from testifying in court as "experts" on human behaviour. Indeed, most of what psychologists is little more that job-creation, she argues. Therapists need patients, so they create disorders with which they can label their erstwhile consumers. In this way everybody becomes "abnormal" and in need of treatment.

The industry is also fond of inflating symptoms far beyond the original condition they once described. For example, the word "trauma" once referred to a physical injury. But now, after much "semantic inflation," trauma covers anything that upsets us. Ditto for "addiction;" it no longer refers to drug or alcohol abuse, but also to sex and shopping.

Psychology may have once been part of science's laudatory effort to mitigate life's hardships, but Dineen ably demonstrates how the psychology industry has gone, well, crazy in its attempt to pathologize every aspect of the human condition and turn every upset into a "dis-ease" in need of therapeutic treatment.

What Dineen's book ultimately reveals is the steady sentimentalization of society. A sentimentalist is someone in denial, and what she denies is reality. The sentimentalist assumes that good ends can be achieved without effort, self-discipline, patience or sacrifice. Such sentimentalism might be tolerated if it were confined to a deluded few. But western societies increasingly driven by sentimentalists promoting social engineering schemes. We are a society that runs whining to politicians who'll feel out pain or, more often than not, to a therapist who'll assure us that we aren't stupid, lazy or greedy, but victims of poor parenting.

In our secularized world, psychotherapy has replaced religion in that, like religion, it is what we turn to to cope with the vagaries of existence. The difference, though, is that psychology, unlike religion, seeks to eliminate those experiences that define what it is to be human. At the core of human experience is the mystery of both the grandeur and the misery of self-conscious mortality. Unlike animals, humans know they will die. Yet, if we have courage, we also learn that our awareness of death gives life its juice and joy. It is because our lives are so painfully transient that they can be so achingly meaningful.

Psychotherapy seeks to deny those experiences that make us human. As such, it is a threat to our freedom. As philosopher Leon Kass puts it, the ultimate aim of psychotherapy is "to order human experience in terms of easy, predictable contentment." But if we are always haunted by death, there is the need for character and courage to live with what we know is ineradicable. Psychotherapy, however, makes emotional security easy by eradicating the need for moral virtue.

This has political consequences: Individuals freed from moral responsibility are no longer citizens, but patients or victims unable to manage their lives. As Dineen writes: "The psychology industry considers and treats people as children who, regardless of age, experience or status, must be protected, guided, sheltered and disciplined." But this smothering individual responsibility for the sake of self-esteem creates a depoliticized society of contented creatures who need only to be administered and kept passified.

And that, as far as I can see, is a form of tyranny, albeit a nice one. If so, Dineen's book provides the valuable service of exposing the threat to our freedom posed by all those trauma counsellors rushing to rescue our shivering psyches.



Pegado de

sábado, 15 de agosto de 2009

Déficit de Atención, lo que se oculta

Aumentan los diagnosticos de Déficit de Atención e Hiperactividad
Es cada vez mayor el número de niños y adolescentes diagnosticados de Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) que son tratados farmacológicamente con Metilfenidato (Ritalin, Concerta, Adderall).

Lo que muchos padres ignoran es que no sólo la propia existencia del TDAH es cuestionable sino que además el Metilfenidato es una potente droga controlada en Estados Unidos por la conocida DEA -la agencia antidroga- que la considera la antesala del consumo de otras drogas. Además no se les cuenta que hay alertas internacionales contra estos medicamentos -16 en el 2004- avisando de que causan adicción e incitan a comportamientos suicidas.
LO QUE SE OCULTA DEL TDAH

Normalmente no se suele decir que las pruebas sobre la evidencia biológica de la enfermedad no son ni mucho menos concluyentes. De ahí que tenga tanto peso la subjetividad en el diagnóstico.

El neurólogo norteamericano Fred Baughman -una de las voces científicas más críticas sobre el actual enfoque del TDAH- aporta al debate algunas de las contestaciones recibidas a su constante petición de pruebas concluyentes sobre el TDAH como enfermedad : James M. Swanson -médico investigador del TDAH y miembro de CHADD Children & Adults with Attention - Deficit / Hyperactivity Disorder - le reconocería en 1998 durante una reunión de la American Society for Adolescent Psychiatry : "Me gustaría tener un diagnóstico objetivo para el desorden (TDAH). Ahora mismo el diagnóstico psiquiátrico es completamente subjetivo. Nos gustaría tener pruebas biológicas, un sueño de la Psiquiatría durante muchos años".

El doctor Xavier Castellanos -del Instituto Nacional de Salud Mental - le respondería: "He notado sus críticas sobre la validez de diagnóstico del TDAH. Yo estoy de acuerdo en que no hemos encontrado la prueba específica para demostrar la patofisiología específica (la anormalidad) que nosotros creemos fundamental en esta condición".Y el doctor Lawrence Diller -médico de la Universidad de California - diría por su parte: "La razón por la que usted ha sido incapaz de obtener cualquier artículo o estudios en los que se presenten claras evidencias de una anormalidad física o química asociada con el TDAH es que no los hay. La búsqueda de un marcador biológico esta condenada de salida debido a las contradicciones y ambigüedades del diagnóstico de TDAH. Yo asemejo los esfuerzos por descubrir un marcador (anormalidad) a la búsqueda del Santo Grial"El Panel de Expertos de la Consensus Conference sobre el TDHA concluyó en 1998 : "No tenemos una prueba independiente válida para el TDAH y no hay ningún dato que indique que el TDAH está motivado por un funcionamiento cerebral defectuoso".En un artículo titulado ¨COMETIENDO UN ASESINATO¨ , Fred Baughman recuerda : " La Universidad del William B. Carey de Pennsylvania testificó después: 'Lo que se describe ahora más a menudo como TDAH en Estados Unidos parece ser un juego de variaciones conductuales normales... Esta diferencia pone la validez de la estructura del TDAH en duda'. Se han publicado cuatro estudios de Resonancia Magnética posteriormente. Aunque todos ellos utilizaron sujetos tratados con estimulantes los investigadores concluyeron que el 'tratamiento' con Ritalin y otras anfetaminas estaba causando atrofia en el cerebro, no que el TDAH es una enfermedad". Ante todo esto Baughman envió una carta -el 15 de abril de 1998- a la entonces Fiscal General de Estados Unidos, Janet Reno, denunciando la situación: "El mayor fraude por lo que respecta al cuidado de salud en la historia americana es la falsedad de la existencia del Déficit de Atención y Desorden de Hiperactividad (ADHD) como una enfermedad real y la drogadicción de millones de niños americanos completamente normales".Y es que es indudable que el TDAH está resultando todo un negocio para las farmacéuticas. Se estima que el valor bruto de la producción anual de metilfenidato en 2005 habrá multiplicado al menos por diecisiete el correspondiente a 1990 -según las cifras previstas para ese año en Estados Unidos - pasando en ese período de menos de 2 toneladas a más de 30. El metilfenidato es en la actualidad el psicotrópico bajo fiscalización internacional con mayor distribución en el circuito legal. Los ingresos derivados del mercado de drogas para el TDAH -incluyendo al metilfenidato y sus competidoras- alcanzan sólo en Estados Unidos valores superiores a los 3.100 millones de dólares según datos de la consultora IMS Health .
PELIGROS OCULTOS

Y es que si al menos el metilfenidato sirviera para solucionar algo podría entenderse y hasta justificar tan floreciente negocio pero no es así. Además existen múltiples indicios sobre sus efectos dañinos. Algunos muy recientes:

-El 28 de junio del 2005 un documento publicado en la web de la FDA anunciaba la identificación de posibles problemas de seguridad relacionados con los medicamentos elaborados a partir de metilfenidato . Específicamente notables eran los eventos adversos psiquiátricos relacionados con Concerta , Ritalin y otros medicamentos para tratar a los niños diagnosticados con TDAH. Según se explicaba el fármaco puede provocar alucinaciones visuales, ideas suicidas y comportamientos psicópatas así como agresividad y actitudes violentas. En vista de lo cual la FDA anunció su intención de hacer cambios en el etiquetado y reexaminar otras drogas estimulantes como las anfetaminas, aprobadas también para el tratamiento del TDAH.

-El 7 de julio del 2005 el National Center on Addiction and Substance Abuse emitió un informe según el cual 15 millones de norteamericanos estaban tomando medicamentos analgésicos y drogas psiquiátricas tales como Xanax , Ritalin y Adderall abusando de estas drogas más que de la cocaína, la heroína y las metanfetaminas combinadas. Es más, también 2,3 millones de adolescentes lo hacía. El informe reflejó asimismo que el abuso en la adolescencia de las drogas de prescripción producía 12 veces más probabilidades de consumir heroína, 14 veces más de consumir éxtasis y 21 veces más de consumir cocaína que los adolescentes que no consumen esos medicamentos.

-El 13 de septiembre del 2005 el Estudio de Medicina Basada en Evidencia de la Universidad del Estado de Oregón publicó que el tratamiento farmacológico para el TDAH no demostraba ninguna efectividad . Los investigadores repasaron 2.287 casos sobre este "trastorno" y publicaron un informe de 731 páginas en el que se concluía que la evidencia de que las drogas utilizadas para tratar el TDAH no habían reportado mejora en el rendimiento escolar, ni en el mejoramiento de las relaciones interpersonales, ni terminaban con sus conductas impulsivas las cuales los ponían en riesgo.

-Y el 29 de septiembre -un día antes de la reunión del Comité de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño- la FDA ordenó que en las cajas de los medicamentos utilizados para el tratamiento del TDAH fueran colocadas cajas negras de advertencia después de admitir que los ensayos clínicos las relacionan "con pensamientos y conductas suicidas". La FDA indicó que las nuevas advertencias son producto de una revisión continuada de todas las drogas utilizadas y su posible asociación con tendencias suicidas.
LO QUE PREFIERE IGNORARSE

Se podría decir, en suma, que al igual que ocurrió con el Vioxx , cada vez son más las alarmas respecto al uso de estos medicamentos. De hecho, desde hace años se vienen señalando distintos efectos negativos del metilfenidato :

- Borcherding y otros (1990) encontraron que el 51% de los niños que tomaban dextroanfetaminas y metilfenidato desarrollaban obsesión y compulsión.- Barkley y otros (1990) descubrieron propensión al llanto en el 10% de los niños que consumían dosis bajas del metilfenidato .- Mayes y otros (1994) descubrieron que el 20% de los niños se volvían letárgicos, adormilados, cansados, deprimidos, atontados, sometidos e inactivos.- Schachar y otros (1997) documentaron que el 10% de los niños padecían efectos secundarios severos, marcada alteración de conducta, tristeza, deterioro mental, irritabilidad, retiro, letargo, comportamiento violento, manía y disforia.-Castellanos y otros (1997) encontraron que el 25% de los niños bajo el metilfenidato desarrollaban reacciones adversas y comportamiento obsesivo-compulsivo.- Firestone y otros (1998) descubrieron que el metilfenidato causaba deterioro marcado donde el 69% se entristecía y el 62% perdía el interés.

- El Dr. Psiquiatra Peter Breggin , en su libro ¨Talking Back to Ritalin¨ , asevera también que la mayoría de las causas por las que se etiqueta errónea y masivamente a millones de niños con el "síndrome" del Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) son falsas. Según Breggin las pseudocausas utilizadas para drogar a niños son en su mayoría expresiones normales de niños normales aburridos, frustrados, asustados, enojados, traumatizados, indisciplinados o solitarios. Agregando que en algunos casos se trata de estudiantes atrasados o muy adelantados en las clases o con la necesidad de una atención especial, no de drogas.
"Uno de los más graves riesgos es que los psicoestimulantes -escribe Breggin - tendrán un efecto intencionado en el niño que suprimirá la conducta autónoma, espontánea, social y juguetona provocando complacencia, docilidad, una sobrefocalización obsesiva y una conducta repetitiva. El uso extendido de estimulantes habilita a los adultos a dominar y controlar a los niños sin mejorar su propia condición de padre o profesor y sin mejorar la estructura de la familia, de la sociedad y de los sistemas educativos¨ .

sábado, 1 de agosto de 2009

Antidepresivos, "un mito de la cura química"
BBC Ciencia
2009 julio 17
Se cree que los medicamentos para tratar la depresión y otros problemas emocionales actúan en el cerebro revirtiendo un desequilibrio químico.
No hay evidencia convincente de que existan desequilibrios en los sistemas químicos cerebrales.
Al menos esa es la teoría que ha circulado en las últimas dos décadas: que si sufrimos algún trastorno emocional la causa puede estar en los compuestos químicos que actúan en nuestro cerebro.
Y lo más probable es que se nos dé un fármaco diseñado para corregir ese desequilibrio químico.
Pero según la doctora Joanna Moncrieff, del Departamento de Ciencias de Salud Mental de la Universidad de Londres lo único que hacen estos medicamentos es poner a la gente en un "estado artificial inducido".
Según la investigadora, antes de tomar uno de estos medicamentos, los pacientes deben estar mucho mejor informados sobre la forma cómo estos compuestos actúan y los efectos que producen.
Tal como dijo la experta a la BBC, no son sólo los médicos los que se han encargado de decirnos que necesitamos tabletas para corregir nuestros "desequilibrios químicos".
"Revistas, periódicos, organizaciones de pacientes y sitios de internet, todos han publicitado la idea de que enfermedades como la depresión, la ansiedad, la esquizofrenia y el trastorno bipolar pueden ser tratados con medicamentos que ayuden a rectificar un problema cerebral subyacente".
Según la doctora Moncrieff, "igual que a un diabético se le dice que necesita tomar insulina, a la gente con esquizofrenia y otras enfermedades se le dice que debe tomar medicamentos psiquiátricos para el resto de su vida para estabilizar sus compuestos químicos cerebrales".
El problema, agrega, es que hay muy poca justificación para esta visión de los medicamentos psiquiátricos.

Estados alterados
Una de las teorías en las que se basan los medicamentos para la depresión, ansiedad y otros trastornos emocionales, es que hay un desequilibrio en el nivel de serotonina -un compuesto químico cerebral que funciona en el sistema nervioso como neurotransmisor y que se cree está involucrado en el estado de ánimo del individuo.
Pero tal como señala la investigadora "primero, aunque las ideas como la teoría de la serotonina en la depresión han sido publicitadas ampliamente, la investigación científica no ha detectado hasta ahora ninguna anormalidad en el sistema de la serotonina en personas que están deprimidas".
La gente necesita tomar decisiones informadas sobre si el consumo de fármacos psicoactivos es una forma útil de manejar sus problemas emocionales. Pero para poder hacer esto con responsabilidad, los médicos y sus pacientes necesitan mucha más información sobre la naturaleza de los medicamentos psiquiátricos y los efectos que producen
"Segundo, a menudo se dice que el hecho de que el tratamiento farmacológico 'funciona' demuestra que existe una deficiencia biológica subyacente".
Pero, agrega, "hay otra explicación para la forma como los medicamentos psiquiátricos afectan a las personas con problemas emocionales".
"A menudo se pasa por alto que los fármacos usados en psiquiatría son drogas psicoactivas, como el alcohol o la marihuana. Las drogas psicoactivas hacen a la gente sentirse diferente, la colocan en un estado mental y físico alterado. Y esto afecta a todos, independientemente de si tienen el trastorno o no".
Es por eso, afirma la experta, que para entender cómo afectan a las personas estos fármacos hay que entender cuáles son los efectos psicoactivos que producen.
Los llamados medicamentos antipsicóticos, por ejemplo, "sofocan" los pensamientos y emociones, lo cual puede ser útil en personas con psicosis.
Los fármacos como el valium producen un estado de relajación y mareo placentero, lo cual puede reducir la ansiedad y la agitación.
Los llamados "antidepresivos" provienen de varias familias químicas distintas y producen efectos variados.

Falta de información
La opinión sobre los fármacos psiquiátricos ha cambiado mucho desde los 1960, pero la doctora Moncrieff cree que gradualmente se les ha ido considerando como tratamientos específicos para enfermedades específicas, o panaceas, y los efectos psicoactivos que producen se han ido olvidando.
Millones de personas toman antidepresivos en todo el mundo.
"Sin embargo -dice la investigadora- esta transformación no se ha basado en ningún evidencia convincente.
"Creo que lo más probable es que estos fármacos 'funcionan' produciendo estados inducidos por drogas que surpimen u 'ocultan' los problemas emocionales.
"Esto no significa que los fármacos psiquiátricos no puedan, a veces, ser útiles. Pero la gente necesita estar consciente de los efectos que producen y de lo que hacen.
"Por el momento se está alentando a la gente a creer que si toma una píldora esto la hará sentirse mejor porque está corrigiendo algún defecto en sus procesos cerebrales.
"Esto suena muy bien. Si su cerebro no está funcionando apropiadamente y un fármaco puede lograr que trabaje mejor, entonces tiene sentido tomarse una píldora", dice la científica.
"Pero, si por otra parte, le damos a la gente la información completa, quizás el tratamiento farmacológico no sea tan buena idea.
"Si le decimos a la gente que no tenemos ni idea de lo que pasa en su cerebro, pero que puede tomar el fármaco que la hará sentirse diferente y podría ayudarle a suprimir sus pensamientos y sentimientos, entonces mucha gente quizás preferirá no tomar esos medicamentos".
La investigadora subraya que la gente que está severamente trastornada o angustiada quizás acogerá con beneplácito esos efectos, al menos por un tiempo.
Pero agrega que "la gente necesita tomar decisiones informadas sobre si el consumo de fármacos psicoactivos es una forma útil de manejar sus problemas emocionales.
"Pero para poder hacer esto con responsabilidad, los médicos y sus pacientes necesitan mucho más información sobre la naturaleza de los medicamentos psiquiátricos y los efectos que producen", expresa la científica.

martes, 28 de julio de 2009

Reconocido Neurólogo expone el fraude del Trastorno del Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).

En marzo del 2006, el Dr. Fred Baughman participó en un coloquio sobre Déficit de Atención e Hiperactividad, celebrado en el Salón Verde de la H. Cámara de Diputados de la Ciudad de México.
El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad se ha convertido en una moda siniestra que está afectando a miles de niños y niñas de muchos paises.
Con falsos diagnósticos, motivados por la ambición más que por la ciencia, los niños son etiquetados como hiperactivos y dirigidos al calvario de la drogadicción legal.
Los padres y maestros deben conocer la verdad acerca del tema y es por ello que durante el Coloquio denominado “Déficit de atención e Hiperactividad”, el médico neurólogo Fred Baughman expuso los resultados de su investigación, la cual demuestra que el Trastorno por Déficit de Atención es una mentira ruin difundida sólo con el propósito de vender drogas psiquiátricas como el Ritalín, Concerta, Straterra y otros.
En el Coloquio, organizado por la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, se presentaron también las ponencias del Psiquiatra Dr. Gerardo Heinze Martín, Director del Instituto Nacional de Psiquiatría Francisco de la Peña. Los señores Eduardo Barragán Pérez Director del Hospital Infantil de México y Julio Sotelo Morales Director del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugia, quienes por más de una hora hablaron de dicho trastorno, enumeraron características de un niño normal como moverse de la silla, perder cosas, no esperar su turno, y una gran necesidad de acción y movimiento. Sin poder demostrar el porqué, dijeron que esas características son razón suficiente para diagnosticarles a los niños un trastorno mental y ponerlos bajo tratamiento de potentes fármacos.
Las contradicciones entre ellos no se hicieron esperar. Mientras algunos pretendían asegurar que el TDAH es un trastorno que puede verse con radiografías (e inclusive colorearon una imagen cerebral), otros decían que era un problema funcional y que nunca se vería reflejado con un escaneo cerebral, radiografía o examen médico alguno. En fin, los mismos psiquiatras parecían desarrollar las características que ellos catalogan como síntomas del TDAH. Pudimos ver al Dr. Heinze durmiendo en su silla y a otros panelistas contando confidenciasa al de al lado, como estudiantes de secundaria, sin poner atención alguna al ponente en curso. Sin embargo, cual si fuera un largo comercial patrocinado por los laboratorios farmacéuticos, los ponentes coincidían en sólo un punto: que la única solución era darles drogas psiquiátricas a los niños. Con esto, la confusión crecía y los asistentes no sabían qué pensar.
Afortunadamente, le tocó el turno al Dr. Fred Baughman, reconocido médico neurólogo, miembro de la Academia Americana de Neurología, quien durante varios años se ha dedicado a desenmascarar lo que hay detrás del Trastorno del Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). El Dr. Baughman hizo una declaración desconocida para la mayoría de los asistentes (padres de familia, diputados y estudiantes de medicina). Narró como se creo el TDAH por consenso teniendo como base una cantidad de factores y procedimientos no científicos. Habló acerca de su participación en una reunión de la “National Institution of Mental Health” y la controversia generada desde que se introdujo el TDAH. El Dr. Baughman es testigo de cómo en Maryland se afirmaron declaraciones sin presentar pruebas de estudios cerebrales, es más, afirmando que los niños que padecían este conjunto de actitudes tenían el cerebro un 10% menor al normal. En esa ocasión el Dr. Baughman se enfrentó al Dr. Swanson, miembro del panel, a quien le dijo que se había ocultado el hecho de que las personas en las que se hizo el estudio mencionado, habían estado tomando metilfenidato (el fármaco mas escogido para “tratar” el TDAH) por un periodo largo, y que esa es la razón detrás de la atrofia cerebral (encogimiento). Y al Dr. Swanson no le quedó más opción que aceptar la observación del Dr. Baughman.
Después de relatar este acontecimiento, Baughman leyó a los asistentes un párrafo del manual DSM IV TR que afirma que no hay prueba científica alguna para demostrar el TDAH, como las que hay para cualquier enfermedad verdadera. En una gráfica sencilla ilustró el efecto de una enfermedad inventada y como el cuerpo del niño se va intoxicando con los fármacos cuyas ventas representan cifras millonarias.
Su ponencia se concluye como: “No hay porqué darle a un niño una droga tan adictiva y peligrosa para una enfermedad inventada. Esta violación no debe darse en un país en donde se ejerce la democracia. Ya que tras haber convertido en ley el dar este tratamiento, se les obliga a los padres a someter a sus hijos a tales estupefacientes que además ponen en riesgo la vida, tal como se ha comprobado con las múltiples muertes súbitas de niños ocurridas en EEUU, de las que se ocultan las verdaderas cifras.
El panel finalizó con la propuesta de ley que la diputada María Cristina Díaz Salazar está apoyando, en la que se pretende que los niños sean canalizados a la atención psiquiátrica por cualquier persona que le cuide, alegando TDAH, (esta enfermedad inexistente y muy controvertida) y de esta forma, someter al niño a medicamentos para tratar su trastorno. Los medicamentos recetados para el TDAH están clasificados por las leyes internacionales como estupefacientes mayores (altamente adictivos y catalogados al igual que la cocaína).
Es sumamente grave que una diputada federal esté promoviendo este tipo de abusos a la niñez mexicana, tratando de esconder sus verdaderas intenciones y utilizando los esfuerzos honestos de otros diputados por proteger a los niños.
El fraude del desequilibrio químico" confirmado en Nueva Inglaterra
Salud - 06/07/2006 0:00 - Autor: CCHR México - Fuente: Indymedia



Seis agencias de salud mental estatales de Nueva Inglaterra han admitido no tener tal información o documentos científicos para los diagnósticos de tratornos mentales psiquiatricos como TDAH, alcoholismo, bipolaridad o depresión.
Maine y Rhode Island han emitido comunicados sobre la mercadotecnia fraudulenta del "desequilibrio químico cerebral" (o “desbalance químico del cerebro”) y de todo el proceso de los diagnósticos psiquiátricos. El “desequilibrio químico” se usa como la justificación y es la base en la que se yergue el negocio multimillonario de medicamentos psicotrópicos (sustancias que alteran la mente y el cerebro, son altamente adictivos y no curan ni resuleven la causa de los problemas del comportamiento humano).

A las seis agencias de salud mental de Nueva Inglaterra, se introdujo la petición oficial denominada Acta de Libertad de Información (FOIA), instrumento oficial del Derecho a la Información, para solicitar documentos científicos que muestren: (a) la existencia de desequilibrios químicos en el cerebro; (b) cualquier prueba conocida de tal desequilibrio, y (c) cualquier prueba que muestre qué sería un equilibrio químico correcto. Si bien las agencias mentales de Vermont, Nueva Hampshire y Connecticut se han rehusado contestar esta petición tan controversial, los otros tres estados de Nueva Inglaterra han admitido no tener tal información o documentos científicos.

"Los psiquiatras las compañías farmaceúticas y sus grupos de apoyo, como la Alianza Nacional para Enfermos Mentales, (NAMI por sus siglas en inglés) por años han afirmado fraudulentamente que los trastornos mentales son enfermedades que se deben a “desequilibrios químicos” y que solamente pueden corregirse con psicofármacos, estos grupos se presentan ante legisladores en diversos paises del mundo solicitando presupuestos millonarios guvernamentales para tratamientos inservibles para enfermedades inexistentes" aseveró Kevin Hall, a finales de junio del 2006. Director del Comisión Ciudadana por los Derechos Humados (CCHR en sus siglas en inglés) de Nueva Inglaterra; comisión que investiga y denuncia los abusos a los derechos humanos por los daños psiquiátricos, quien afirmó "Esta información confirma que los diagnósticos y drogadicción psiquiátrica no tienen ninguna base científica, la psiquiatría es una pseudo ciencia"

Como afirma CCHR y otros críticos de la psiquiatría, millones de adultos y niños están siendo peligrosamente drogados para enmascarar problemas de conducta. CCHR también señala que, a diferencia de las enfermedades médicas que se descubren por medio de la investigación científica, todos los trastornos mentales son un grupo de conductas que sin ese protocolo científico se “decide su existencia por votación” esta votación la hacen los psiquiatras en las reuniones de comités de la Asociación Psiquiátrica Americana en mesas redondas. "De hecho, los tres estados de Nueva Inglaterra ahora admiten que han pagado miles de millones de dólares para meter gente a instituciones psiquiátricas, quitarles los niños a sus familias, y canalizar a los niños que van de la escuela al sistema de salud mental, el cual los etiqueta con diagnósticos psiquiátricos y les suministra drogas sin ninguna razón científica," añadió Hall. "El cáncer y la diabetes pueden ser diagnosticados científicamente. Por otra parte, llamar al TDAH, a la ansiedad o al alcoholismo enfermedades médicas es simplemente una mentira. Se ha desnudado al emperador psiquiátrico."